Camas sin mamitis

Sandra Godden defiende que las camas de arena nueva son las que ofrecen menos problemas en salud de ubre de la vaca

 

Sandra Godden, profesora de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos), estuvo presente en las IX Jornadas Técnicas de Vacuno de Leche organizadas por Servet Talavera, donde presentó una ponencia llamada “Estrategia de manejo de las camas para mejorar la salud de la ubre”. Una de las que más impacto tuvo en la audiencia.  En ella, se  señalan cuáles son las estrategias para optimizar la salud de la ubre a través del cuidado de las camas.

La cama y la salud de la ubre.

Para comenzar su intervención, la doctora Godden repasó las funciones que debe cumplir la cama en una explotación de vacuno lechero: “Hay varias, como por ejemplo la comodidad para el animal. Si se tiene una buena cama, rumiará durante más tiempo y habrá mayor producción de leche. También  habrá una tracción y es importante que esté limpia. Si son buenas camas, se observan menos lesiones y una mayor salud de la ubre”.

 

 

Desde su punto de vista, existen patógenos ambientales que pueden ‘esconderse’ en la cama. Esto puede ser un problema, ya que si la situación es cómoda, la vaca tiene que estar acostada entre 12 y 14 horas al día, dejando la ubre expuesta, explica la experta. “Hay investigaciones que han intentado describir la relación entre el recuento bacteriano de la cama y la salud de la ubre. Muchas demuestran que sí, que esta relación existe”.

Cama de paja

Investigación de camas en Minnesota.

Para poder monitorizar la higiene de la cama, la Universidad de Minnesota estudia los problemas que hay en la cama de diferentes explotaciones que quieren colaborar con ellos.

Un estudio que pretende describir la relación entre el recuento bacteriano de la cama y la salud de la ubre; establecer objetivos y comparativas e identificar prácticas de manejos para reducir las bacterias.

Estrategias de manejo.

Con respecto a la composición de la cama, Godden señaló en la ponencia que las de arena con las que tienen un menor riesgo de recuento bacteriano. Aunque, existen variaciones entre rebaños y no todos con cama de estiércol tienen más bacterias o peor salud de ubre.

“¿Existe el mejor tipo de cama?” La investigadora lanzó la pregunta. “Como promedio general, la arena nueva es la mejor y los sólidos de estiércol tienen mucho más riesgo. Sin embargo, no es una verdad universal para todos los rebaños. La gestión de la explotación influye, por lo que debe analizarse cada caso en concreto.

 

                               Camas de arena

 

Hay otros dos factores que afectan considerablemente al recuento bacteriano, que son el porcentaje de materia orgánica y de materia seca. El objetivo en camas de arena sería tener un bajo porcentaje de materia seca y de materia orgánica, aunque seguramente sería necesario investigarlo en otros tipos de materiales de cama. De todos modos, no se puede olvidar la influencia que tiene en este punto el diseño de las explotaciones, sobre todo en lo que se refiere al cubículo.

Se debe tener una cama fresca y limpia sin usar.

“Godden apunta que el secado mecánico con aire caliente de los restos de estiércol puede ser una opción a tener en cuenta para las ganaderías que tienen mayores dificultades para lograr garantizar la materia seca. Los primeros resultados muestran que las granjas que utilizaron este sistema de secado no solo consiguieron incrementar la cantidad de materia seca sino que la incidencia de mastitis clínica paso de un 13%, en ganaderías con sólidos reciclados secados con otros métodos, a un 3% en las granjas que optaron por el secado mecánico con aire caliente”, según recuerda Campo Galego de su intervención.

Otro de los aspectos sobre los que Godden incurre es la utilización de desinfectantes en la cama. La investigadora constata que el empleo de calizas combinadas con las camas de arena u otros materiales para activar el pH y reducir el recuento bacteriano tiene un efecto limitado. “Los desinfectantes tienen una eficacia de un día por lo que deben añadirse diariamente para conseguir resultados”, apunta.

Conclusiones.

– El recuento bacteriano de la cama está asociado a la salud de la ubre.

– Las comparaciones se establecen para monitorizar la higiene de la cama.

– Se emplean estrategias de manejo para reducir el recuento bacteriano de la cama y mejorar la salud de la ubre. Se concentran en el material de la cama y que la cama esté limpia. También se debe prestar especial atención al manejo de la cama en el establo y el cubículo.

Comparte este post