Blog

Los ecoesquemas aceleran con la primera propuesta concreta para la nueva PAC

La propuesta de ecoesquemas se basa en siete prácticas concretas, que cubren todos los usos posibles del suelo, es decir, pastos permanentes y temporales, tierras de cultivos herbáceos y tierras de cultivos permanentes.

SUPERTEMA: Los ecoesquemas (tercera entrega)

Cada agricultor o cada ganadero, puede escoger entre las prácticas que más le interesen según sea su modelo de explotación. Es la última propuesta realizada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

A este respecto, se debe tener en cuenta:

  • Sobre una misma hectárea, solo podrá computar una práctica. Aunque en algún caso se puedan realizar dos prácticas sobre una misma parcela (por ejemplo, rotación y siembra directa), se recibe la ayuda una sola vez.
  • En el caso de la práctica consistente en mantener superficies de carácter no productivo (márgenes, islas de vegetación, barbechos semillados), y en la de rotación de cultivos, cuando se realizan sobre el porcentaje de la explotación mínimo exigido, el importe de ayuda se recibe por todas las hectáreas que han servido de referencia para el cálculo del porcentaje.
  • Para un mismo tipo de superficie, el importe de la ayuda recibida por hectárea es el mismo con independencia de la práctica que se realice.
  • En el caso de las prácticas que se realicen sobre superficies de regadío, se introduce como requisito general llevar una gestión sostenible de insumos, con el objetivo de promover la reducción del consumo y el uso más eficiente de agua, fertilizantes y fitosanitarios.

Las siete prácticas

  • Pastoreo extensivo. Pastos permanentes y pastizables. Esta práctica consiste en el pastoreo extensivo de manera efectiva, con animales propios, durante un período mínimo de entre 90 y 120 días al año, de forma continua o discontinua, respetando criterios de cargas ganaderas mínimas y máximas.
  • Siega sostenible o mantenimiento de márgenes sin segar. Pastos permanentes y pastizables. Consiste en una siega sostenible, con un número menor de cortes al año o, alternativamente, en el mantenimiento de márgenes sin segar y de elementos del paisaje o elementos estructurales como muros o setos, en un porcentaje mínimo del 7% de la superficie de pastos de siega de la explotación.
  • Rotación de cultivos. Tierras de cultivos herbáceos. Consiste en una rotación de cultivos que comprenda, como regla general, el cambio de cultivo cada año de, al menos, el 40% de la superficie de tierras de cultivos herbáceos acogidas a esta práctica, pudiéndose reducir este porcentaje hasta el 25%, por causas justificadas determinadas por la autoridad competente, en particular, cuando las especies plurianuales representen más del 25% de la superficie o en caso de condiciones agroclimáticas adversas. En el caso de explotaciones con menos de 10 hectáreas de superficie de cultivo, la práctica consistirá en una diversificación de, al menos, dos cultivos.
  • Agricultura de conservación y siembra directa. Tierras de cultivos herbáceos. Consiste en el mantenimiento de la cubierta vegetal del suelo durante todo el año, mediante la supresión del laboreo, realizando la siembra sin alteración mecánica del suelo.
  • Superficies no productivas y elementos del paisaje. Tierras de cultivos herbáceos y cultivos permanentes. En tierras de cultivo consiste en dejar un porcentaje de tierra sin cultivar adicional al 3% de elementos no productivos exigido por aplicación de la condicionalidad. En el caso de superficies de secano, el porcentaje adicional será del 7% y, en el caso de superficies de regadío, el 4%. En superficies de cultivos permanentes, en las que no se aplica el 3% de superficies no productivas de la condicionalidad, el porcentaje de superficie para cumplir esta práctica será del 4%. Esta superficie adicional podrá consistir en elementos del paisaje, tales como márgenes, islas de vegetación, muros, setos, lindes y, en las tierras de cultivos, barbechos semillados y zonas no cosechadas.
  • Mantenimiento de cubiertas vegetales espontáneas o sembradas. Cultivos permanentes. Consiste en mantener una cubierta vegetal espontánea o sembrada en las calles del cultivo, como alternativa al manejo convencional del suelo.
  • Mantenimiento de cubiertas vegetales inertes. Cultivos permanentes. Esta práctica consiste en el depósito en el suelo de los restos de poda, una vez triturados.

MÁS NOTICIAS