Blog

OPL del Sur valora el avance en la normativa que regula los contratos con la industria

Productores de leche alertan del error del Ministerio de Agricultura al rebajar los requisitos para constituir una Organización de Productores de Leche, ya que provocará una mayor competencia entre productores de la misma zona y mermará el poder de negociación

La Organización de Productores de Leche (OPL) del Sur valora positivamente la modificación del Real Decreto 95/2019, de 1 de marzo, que regula las condiciones de contratación en el sector lácteo, y que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sacó el día 12 a consulta pública. La propuesta del Gobierno central llega en un momento clave para el sector lácteo, ya que se encuentra en plena negociación de los contratos, y de ejecutarse con coherencia permitirá salvaguardar la rentabilidad de las explotaciones lecheras, muy afectadas por la subida de los costes de producción.

La modificación propuesta por el departamento de Luis Planas tiene por objeto objeto facilitar que los contratos de compra-venta de leche cruda entre la industria y los productores se ajusten con rapidez a los incrementos en los costes de producción que de manera sostenida se vienen produciendo en los últimos meses. Cabe recordar que los ganaderos de leche pagan desde hace meses un 30% más en alimentación animal, asumen un incremento del 270% en el precio de la luz, el gasoil es un 73% más caro, y el crecimiento de los costes laborales también descompensa su cuenta de resultados.

Por ello, con la reformulación del Real Decreto, el Ministerio trata de asegurar que los costes de producción que asumen los ganaderos se repercutan de manera equilibrada a lo largo de la cadena de valor de la leche y de los productos lácteos, sin que produzcan reducciones de márgenes en las granjas que pongan en peligro su viabilidad, motivo que ha generado numerosas movilizaciones en Andalucía desde el mes de julio, ya que el sector leche andaluz ha perdido más de un 30% de sus explotaciones lecheras en la última década.

Asimismo, la modificación persigue asegurar el cumplimiento de la recién aprobada Ley de la Cadena Alimentaria. La norma, vigente desde el 15 de diciembre, introduce, entre otros aspectos, la prohibición de la destrucción de valor a lo largo de la cadena, por lo que cada operador debe pagar al eslabón anterior un precio igual o superior al coste asumido.

Uno de los cambios introducidos por Agricultura es la posibilidad de que los productores con contratos suscritos a precio fijo y de al menos un año de duración soliciten a la industria una nueva oferta de contrato, cuando, como en el momento actual, exista un incremento sostenido y continuado de los costes durante al menos tres meses, que se traduzcan en precios por la leche entregada inferiores a los costes de producción durante ese periodo.

 

El presidente de la OPL del Sur, Juan Rafael Leal, reconoce que es un avance que se puedan reformular estos contratos pero considera “excesivo” establecer el plazo en tres meses, “máxime cuando los productores asumen desde hace doce meses una subida continuada en los costes, sin que esta se refleje en un aumento acompasado del precio al ganadero”. En este sentido, sostiene que el precio de producción de un litro de leche, en la actualidad, oscila entre 0,41 y 0,43 euros, mientras que la industria sigue pagando 0,36 euros.

Por otro lado, la modificación recoge que en los contratos con precio variable, se debe realizar un ajuste que garantice que la evolución del precio del contrato se acompasa realmente con la realidad del mercado, muy en particular en relación a la evolución de los costes de producción que mayor influencia tienen en la formación del precio.

Si bien la regulación de los contratos es un paso hacia adelante, desde la OPL del Sur critica la decisión ministerial de disminuir los umbrales necesarios para constituir una Organización de Productores de Leche tanto en el vacuno como en el caprino. Como expone Juan Rafael Leal, presidente de la organización, es “un error, ya que se puede dar la circunstancia de que varias OPL negocien con una misma industria y finalmente los precios vayan a la baja por competencia entre organizaciones de un mismo entorno”, sin olvidar que puede provocar “el efecto contrario al deseado, ya que se entra en riesgo de perder poder de negociación por tener menores volúmenes”, recalca el presidente de la OPL del Sur.

MÁS NOTICIAS