Blog

Vendidas un total de doce novillas de raza Rubia Gallega en la subasta de Adai

La Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega (Acruga) celebró el pasado viernes una subasta de 18 reses en el campo da feira de Adai, en el concello de O Corgo.

Allí se dieron cita un total de 36 ganaderos, entre ellos uno de Castilla-La Mancha, interesados en adquirir los ejemplares presentados a la puja: ocho novillas preñadas procedentes del centro de recría da Granja Gayoso Castro, que se vendieron todas, y seis novillas y cuatro machos propiedad de siete ganaderías de los concellos de Samos, Pantón, Lugo y O Corgo. De las 14 novillas, 12 fueron vendidas a un precio medio de 2.020 euros, mientras que la puja por los machos quedó desierta. La mayor cotización fue de 2.800 euros pagados por una de las reses de una ganadería particular.

A la subasta acudieron la delegada territorial para Lugo de la Consellería de Medio Rural, Olga Iglesias; el diputado de Recursos Sostenibles y responsable del centro de recría da Deputación de Lugo, Roberto Fernández; el teniente alcalde del Concello de O Corgo, Marcos Trashorras, y el presidente de Acruga, César Dorado. Todos evaluaron de manera positiva la celebración de esta feria como una ocasión para adquirir raza Rubia Gallega después de que la pandemia obligara a suspender numerosas citas y las restringiera a solo tres: la de Adai en agosto, en la Granja Gayoso Castro en octubre y la organizada el viernes 6 de noviembre.

El precio de salida para los ocho ejemplares de la Granja Gayoso Castro, fruto de una colaboración entre Acruga y la Diputación de Lugo, fue de 1.900 euros, y todas fueron vendidas. Por otra parte, los particulares establecieron diferentes precios de salida para las novillas y los machos. Las primeras oscilaron entre los 1.800 y los 2.600 euros, que fue el precio de salida más elevado en una novilla. En cuanto a los cuatro machos, los precios de salida oscilaron entre los 2.000 y los 2.600 euros. La puja por las novillas contaba con una ayuda aportada por Caixa Rural para su adquisición de 200 euros por cada una y de 300 euros en el caso de los machos.

Las 12 novillas adquiridas se subastaron a un precio medio de 2.020 euros, por encima de la media de 2.011 euros alcanzada en la última puja celebrada en la Granja Gayoso Castro en octubre. El ejemplar que alcanzó la cotización más elevada, de 2.800 euros, era propiedad de la ganadería Manuel López Quiroga, del Concello de Samos. Esa cifra quedó aún lejos del récord alcanzado en la edición de agosto de la subasta nacional de Adai, donde el precio pagado por una novilla alcanzó los 3.650 euros.

MÁS NOTICIAS