La carne, también buena para la salud mental

Los amantes del vacuno ya sabíamos que el consumo de carne era bueno para la salud física. Una fuente tan notable de proteínas, dentro de una dieta equilibrada, no puede ser sustituida fácilmente. Sin embargo, recientemente hemos tenido novedades con el efecto del consumo de carne en la salud mental de las personas.

Se trata de un estudio reciente publicado en la revista científica Critical Reviews in Food Science and Nutrition, a cargo de la Universidad de Indiana, basado en una revisión de 18 estudios en los que participaron más de 160.000 personas con el objetivo de analizar la relación entre el consumo y el rechazo a comer carne con la salud mental. “Del total de esas personas de todo el mundo que participaron, unas 8.500 se abstenían de comer carne. Un total de 11 de los 18 estudios mostraron que los vegetarianos y veganos tenían un mayor riesgo de depresión, ansiedad y comportamientos autolesivos, y los estudios más rigurosos mostraron un efecto aún mayor. Aunque la relación con el estrés y la calidad de vida no quedaba tan clara”, señala el periódico argentino La Nación.

No debemos olvidar que la salud mental es un estado de bienestar en el que la persona realiza sus capacidades y es capaz de hacer frente al estrés normal de la vida, de trabajar de forma productiva y de contribuir a su comunidad. En este sentido positivo, la salud mental es el fundamento del bienestar individual y del funcionamiento eficaz de la comunidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa ya desde hace unos años que la enfermedad mental es la principal causa de discapacidad en todo el mundo y que tiene un gran impacto en las enfermedades cardiovasculares.

Comparte este post