El sexaje, una cuestión económica

Investigadores de la Universidad de San Diego (Estados Unidos) constatan las ventajas de usar semen sexado en vacuno de carne. Esta novedosa técnica brinda la posibilidad de utilizar diferentes razas, sin alterar la genética existente en el rebaño

Silueta de vaca para artículos técnicos El uso de nuevas tecnologías por parte de la industria de la carne de vacuno suele retrasarse en el desarrollo de los investigadores. Un ejemplo de esto sería el semen seleccionado por género. La incorporación de esta o cualquier nueva tecnología viene dictada por su necesidad y ventaja económica positiva. El semen clasificado para un género específico (semen sexado) estuvo disponible para comerciarse para el ganado lechero en 2003, pero no tuvo un uso significativo por parte de la industria hasta 2006. Sin embargo, en 2007, el número de toros con semen sexado disponible para la industria de la carne de res era 0. Dato que aumentó a 70 en 2011.

El uso tardío de semen clasificado por género en la industria de la carne de vacuno puede estar relacionado con el rendimiento económico percibido. Para la industria lechera, el beneficio económico para las novillas sobre los toros es enorme; en la industria de la carne de vacuno existen diferencias de género en el rendimiento económico, pero no son tan dramáticas. Además, falta conocimiento sobre cómo capturar los beneficios económicos de la incorporación de esta tecnología.

    Recolección de semen. Fuente: TVAgro

Ventajas del semen sexado.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los terneros nacidos de semen seleccionado por género tendrán características de producción similares a sus compañeros de manada de semen convencional. Por ejemplo, en cuanto a su peso al nacer y su peso al destete. De hecho, las tasas de mortalidad antes del destete no difieren entre terneros nacidos de un tipo de semen u otro.

Silueta de vaca para artículos técnicos Con las últimas mejoras en esta tecnología, las tasas de concepción con semen seleccionado por género suelen estar entre el 80% y el 95% del semen convencional, en otras palabras, si las tasas de concepción de IA son del 60% con el semen convencional, con el semen seleccionado por género se esperaría la concepción las tasas oscilan entre el 48% y el 57%.

Para obtener las mejores tasas de concepción posibles es que las vacas que exhiben estro antes de la IA tienen mayores tasas de concepción en comparación con las vacas que no exhiben un comportamiento de estro. Por lo tanto, el uso de semen seleccionado por género solo en animales que exhiben celo antes de la IA resultará en mayores tasas de concepción. Otro método es retrasar la inseminación de las vacas no estrus hasta 20 horas después de la inyección de GnRH.

Instalaciones del Centro de Biotecnología Animal de SERIDA. Fuente: SERIDA

Aplicaciones.

Aunque las diferencias de género no son tan grandes en la industria de la carne de vacuno como en la industria láctea, el semen seleccionado por género tiene muchas aplicaciones, que dependerán del rebaño. En el ganado de carne comercial, una estrategia sería utilizar semen seleccionado por género para producir vaquillas de reemplazo. Esta comenzaría seleccionando vacas con los rasgos maternos deseados, tales como la edad de madurez sexual, producción de leche, longevidad o fertilidad, para luego inseminarlas con semen seleccionado por género de toros con rasgos maternos similares. Una ventaja es la producción de mejores vaquillas de reemplazo y el aumento de la tasa de cambio genético en el hato.

Silueta de vaca para artículos técnicos Además, habría una disminución en el número de novillos producidos a partir de toros maternos. Esto beneficia al hato, ya que estos novillos a menudo tienen un rendimiento reducido en comparación con los novillos de toros terminales. Cuando se alcanza el número de vacas a inseminar con semen seleccionado por género, las vacas restantes pueden ser inseminadas a toros terminales sabiendo que estos terneros no se mantendrán como novillas de reemplazo.

Asimismo, ofrece la oportunidad de utilizar diferentes razas, sin afectar la genética del rebaño. Similar con los toros de manada, porque no se espera que se retengan novillas de esos animales. Se puede usar un toro con características terminales o de una raza diferente. Otra alternativa sería la inseminación de las hembras restantes con semen de machos seleccionados de toros terminales, aumentando la proporción de novillos producidos a partir de toros terminales en el hato.

                                        Semental de la raza Beefmaster

Posibles desventajas.

Silueta de vaca para artículos técnicos En general, la inclusión de semen seleccionado por género puede aportar ventajas económicas a la industria de la carne de vacuno. Sin embargo, existen situaciones en las que el uso de semen seleccionado por género también puede afectar negativamente el rendimiento económico de un rebaño. Si solo se usa semen seleccionado de hembras para inseminar a todo el rebaño; esto optimizará la selección de novillas de reemplazo, pero la proporción de terneros machos: hembras cambiará de aproximadamente 50:50 a un mayor número de hembras, lo que podría afectar los rendimientos económicos debido a los precios más bajos de las novillas vendidas para el matadero.

Si solo se usa semen seleccionado por machos para inseminar todo el rebaño; esto optimizará el rendimiento genético de los novillos para el sacrificio, pero elimina cualquier beneficio genético de la IA en el futuro del rebaño, ya que las novillas de reemplazo solo pueden seleccionarse de los terneros nacidos del toro de limpieza.

En conclusión, el uso de semen seleccionado por género en un hato de carne tiene la oportunidad de beneficiar el desempeño general y el futuro del hato, pero se debe tener cuidado para implementar esta tecnología correctamente.

 

 

 

Traducción de un artículo de Saulo Menegatti Zoca, Jerica Rich y George Perry publicado en el Servicio de Extensión Agraria de la Universidad Estatal de San Diego – Estados Unidos.

Comparte este post