Alain Rivière: “¿La vaca limusina ideal? Ahora estamos cerca”

Es un apasionado de la ganadería y es precisamente esa pasión la que le ha permitido ser quien es hoy: ganadero, experto en genética y juez internacional desde hace más de veinte años. Hablamos de Alain Rivière, a quien hemos tenido el placer de entrevistar: “es un placer hablar con vosotros y disfrutar de nuestra afición”, asegura. Se distingue la energía en su tono de voz.

(Esta entrevista forma parte del podcast que grabamos con Alain y que está disponible en www.dialvacuno.com Transcribimos aquí algunas partes, redactadas con el estilo y la expresión propios del mismo Alain)

P. Alain, eres ganadero y un gran apasionado de la genética. Cuéntanos un poquito qué ganadería tienes en Francia.

R. En Francia tenemos tres pequeñas ganaderías de selecto de registre con las vacas limusinas. 40 madres con caballos que son para el ocio, para la competición de carro y para pasear. Son caballos negros de los Pirineos, hay en todas las partes de Europa. También un rebaño de ovejas Trasconesas, que son ovejas de carne que se parecen más o menos a la raza aragonesa o la que está cerca de los Pirineos. Solo para carne.

P. Dentro de tu rebaño de la raza Limusín, ¿Cómo de exigente eres con la genética? ysiendo además juez internacional.

R. En primer lugar hay que tener esta afición, pero en todas las partes del mundo. En España, más que en otros países, está esta afición por el ganado que te apasiona y que te obliga a hacer progresos. Con la raza Limusín hemos tenido la suerte de tenerla en Francia antes, y ahora hay una Junta directiva que nos ha dado ganas de hacer dinero, de dar cada día lo mejor al ganado, de disfrutar y, sobre todo, de dar a otros ganaderos. Lascosas no valen si no son repartidas para disfrutar colectivamente de los progresos, del dinero yde la calidad de los animales. No es únicamente clasificar, hay muchas cosas que podemos ver. No es poner un animal primero, segundo o tercero. No. Son otras cosas las que hay que conocer antes de clasificar.

P. ¿Por qué decidiste hacerte juez, Alain?

R. Dije que estaba apasionado, que conocía bien todos los elementos de los programas de selección y la Junta de Francia me dijo: “Si quieres hacerlo, es como con otros, les hemos hecho un examen”. Como todas las cosas apasionan, vas de más a más. Me ha permitidodisfrutar de la amistad de muchos ganaderos en Francia y en España. Muchísimos. En México, en Portugal; pero sobre todo donde se habla español ya que es más fácil para mí. Me permite explicar a todos los ganaderos, y a mucha otra gente, las cosas que te ayudan a clasificar. Repartir el conocimiento y disfrutar con los otros ganaderos que quieren mejorar su producción. También compartir la alegría con los ganaderos. ¿Sabes?. Un criador es un hombre que da la vida todos los días y la da por lo que le gusta, que permite dar a sus compañeros y ese es un intercambio muy importante. Yo no lo conozco todo, conozco muchas cosas, pero los ganaderos también: de su experiencia, de su trabajo, de su padre, de su madre… Me da el placer de dar a una ganadero la posibilidad de estar muy contento de su trabajo, porque el trabajo de la ganadería es admirable, pero también es complicado y de vez en cuando las cosas no van como quieres. El día donde se es campeón, te olvidas un poco todo el trabajo.

 

P. Dentro de tu criterio Alain, de tu experiencia, ¿Cómo es para ti, por ejemplo, una vaca perfecta?

R. La cosa la más importante de un juez, al final, es conocer. En primer lugar, hay que conocer la historia del ganado, su evolución de siglos. Por ejemplo, en Limusina se empezó un registro de animales en 1886. Pero, podemos hablar rápidamente de los últimos 40 años, donde se han elaborado técnicas. Es nuestro deber conocer todas estas cosas; se necesita conocer esta selección y la manera de ir del ganado; cuáles son los fundamentales del producto. No es lo mismo una vaca Limusina que un toro de lidia. Cuando un juez viene aquí, donde se desarrolla el concurso, rápidamente debe observar y examinar a los animales. Lo primero es la morfología: en qué se notan los triunfos y dónde están algunos defectos. En Limusina también se tienen en cuenta las cualidades cárnicas y maternas. Es necesario saber evaluar el espesor de la pelvis, de la nalga o el torso; la profundidad abdominal, que permite comer más hierba. La rectitud, los aplomos, la armonía entre las partes de adelante y las de atrás; la figura del hueso, que refleja la facilidad de parto, la anchura, la ubre, etc. La vaca limusina ideal, yo creo que con lo que tenemos ahora, estamos cerca.

P. ¿Cuántos años llevas siendo juez internacional?

R. Yo empecé en el año 2000 en España, en el País Vasco. Fue mi primer concurso. Algunos años después en Dinamarca; 7 veces en México y 2 o 3 en Portugal. Mi carrera en Salamanca empezó en 2005.

P. Tú que eres un enamorado de la genética, ¿ves que se haya mejorado?. ¿Se nota?

R. Eso es una cuestión importante y no es fácil de tener la respuesta porque puede parecer que estamos aquí limpiando los zapatos. No, no es eso. La característica del ganadero, y de España en general, es que son competidores por naturaleza. Ya tenían antes esta manera de seleccionar, en los caballos o los toros; no han aprendido mucho de otros países, pero cuando nos hemos encontrado se empezó una colaboración muy importante. Repartir y compartir los progresos. Hace unos años se ha empezado con rigor los programas franceses: conocer bien al ganado, pesarlo al nacer, a los 120 días, utilizar la inseminación artificial, etc. Esto se ve en los concursos y el nivel es igual en España y México que en Francia. La calidad es la misma.

P. Bueno, ahí queda dicho. A nosotros nos gusta hablar de nuestra genética y de nuestra calidad. Alain, seguro que te vemos por España muy pronto, ¿no?, en la feria de Salamanca.

R. Sí. Una cosa, algo importante que no hablemos hablado, el trabajo del juez no es únicamente la clasificación sino también dar argumentos del porqué es así y no asá. Es algo que se tiene que explicar para que no sea monótono y para que el ganadero entienda la calidad de su animal, por si les toca hablar con políticos. También por si tiene que hablar con la sociedad ahora que la ecología se está usando para hacer cosas perjudiciales para la biodiversidad. El ganadero produce comida y cuida de la dehesa y el medio natural.

P. Y tan claro como tú lo has contado, Alain. Desde luego estoy de acuerdo.

R. Otra cosa que para mí es muy importante: la amistad que permite progresos. Las nuevas técnicas llegan porque las limusinas no tienen fronteras y eso permite cosas agradables. Es cierto que no todos pueden ser los primeros, pero si les explicas todo bien, te lo agradecen y se convierte en un triunfo para todos.

Comparte este post