Tratamiento veterinario de cojeras en vacuno Charolais

Cojeras en cebaderos

La laminitis es la causa más frecuente de cojeras en los terneros, que pueden cronificarse con lesiones si no se solucionan

Debe haber un programa de alimentación mineral y vitamínica, ya que aumentan las necesidades de calcio, fósforo y vitamina D

ICONO LIBRETA ARTÍCULOSTradicionalmente, los cuidados podales en el ganado vacuno se llevaban a cabo exclusivamente en los animales de trabajo. Después se pasó a cuidar a las explotaciones de vacuno de leche, debido a su evidente repercusión en el rendimiento productivo lechero de los animales. Esta necesidad se ha ido extendiendo progresivamente a animales de producción cárnica, ya sea en cebadero de terneros o en explotaciones en extensivo.

“El aumento de estos problemas en el campo está ligado a la incorporación en las ganaderías de razas seleccionadas para una mayor producción cárnica, pero menos rústicas y por lo tanto menos adaptadas a nuestro ecosistema y nuestras condiciones de explotación; además, en el proceso de selección, quizás no se ha prestado la suficiente atención a la conformación de los animales, lo que probablemente ha contribuido a la aparición y agravamiento de estos problemas”, señala el veterinario Miguel Ángel García Rodríguez, de Servet Ledesma.

Además, destaca que la mayoría de los procesos podales son consecuencia de problemas en la nutrición. Suelen afectar con mayor asiduidad e intensidad a las ganaderías de quienes mayores cuidados dispensan a sus toros, de tal manera que, en su intento por mantenerlos en un buen estado de carnes, sobre todo en los casos en los que los separan de las vacas durante ciertos periodos de tiempo, los alimentan con piensos excesivamente energéticos, generalmente pensados para animales de cebo; estos errores en la alimentación suelen traer asociados problemas de disbiosis.

También es frecuente que aparezcan úlceras localizadas preferentemente en los talones, aunque pueden estar en cualquier localización de la suela de la pezuña. Otro problema frecuente son los animales con una conformación y aplomos defectuosos, que ocasionan crecimientos anómalos  o irregulares de las pezuñas, los que a su vez acentúan más el defecto inicial, dando lugar de nuevo a que la pezuña crezca más deforme aún.

Por último, Miguel Ángel García se refiere al problema de los malos aplomos heredados y fijados por la consanguinidad de algunas familias dentro de diversas ganaderías. Las correcciones ortopédicas pueden ayudar a paliar o incluso resolver los problemas en un individuo, pero si estos son de base genética, la única solución recomendable es la selección a partir de los ejemplares bien conformados y la eliminación de los defectuosos, cuestión que, por diferentes razones, no suele ser fácil. Por lo tanto, se puede actuar en la prevención de las propias líneas genéticas.

Causas de cojeras en vacuno de cebadero
Fuente: el mercurio

Silueta de vaca para artículos técnicosLAMINITIS EN CEBADEROS

·· La laminitis, junto con la acidosis láctica ruminal, es la causa más frecuente de cojera distal en cebaderos. La laminitis es una pododematitis aséptica difusa producida por la inflamación del corion o tejido sensitivo de la pezuña. En la mayoría de los casos, tiene un origen multifactorial pero, en terneros de cebo, está causada en un 90% por un mal manejo alimentario, según señala una entrada del blog Con Sentido Vacuno, de la empresa Zoetis.

·· La laminitis aguda se caracteriza por una inflamación por encima de la banda coronaria y sobre los bulbos de los talones tanto en extremidades anteriores como posteriores.

·· La laminitis aguda cursa con un dolor muy intenso, rigidez y rechazo al movimiento. Los animales permanecen parados con la columna arqueada, tumbados mucho más tiempo y con los miembros posteriores separados. Tiene especial incidencia en animales jóvenes durante los primeros periodos de cebo, según esta misma información.

Si la fase aguda continúa, se pueden producir lesiones que llegarán a afectar a las estructuras de la pezuña. Por lo tanto, se pueden observar rotaciones hacia abajo y hundimientos de la tercera falange, hemorragias, trombosis, necrosis… En el caso de cronificación de la lesión, en terneros se pueden observar problemas en la cápsula córnea, como son zonas decoloradas y débiles, dobles suelas, úlceras de suela, fisuras verticales y horizontales…

·· Foto de laminitis:

Pezuña de vaca con laminitis
Fuente: Con Sentido Vacuno

Silueta de vaca para artículos técnicosCUIDADO CON LA ALIMENTACIÓN MINERAL

Los terneros jóvenes en crecimiento son población de riesgo frente a problemas del aparato locomotor, cojeras y fracturas óseas, ya que tienen huesos muy frágiles con una musculatura protectora aún muy poco desarrollada. Por lo tanto, son frecuentes las fracturas óseas a nivel de los cartílagos de crecimiento del hueso, producidas por un desprendimiento parcial o total de la epífisis, según un artículo publicado en la web de la Confederación Nacional de Blonde de Aquitania (Conaba), firmado por varios investigadores del Departamento de Producción Animal de la Universidad Politécnica de Madrid: Vicente Jimeno Vinatea, Teresa Castro Madrigal y Almudena Cabezas Albéniz.

Los síntomas que se observan en los cebaderos son una cojera en una o las dos patas muy poco marcada al principio, con crepitación y ligera inflamación en la articulación del menudillo (articulación del metatarso con la primera falange), sin aparente anormalidad en la movilidad del ternero. A medida que progresa el desprendimiento de la epífisis a nivel de la extremidad distal del metatarso se produce un desplazamiento de éste y aumenta la crepitación, la inflamación de la articulación y la anormalidad en la movilidad.

Como prevención, se debe establecer un buen programa de alimentación poniendo especial cuidado a la alimentación mineral y vitamínica, sobre todo a la fase comprendida entre los 130-150 kilogramos hasta los 220-240 kilogramos de peso vivo. En esta fase aumentan las necesidades en calcio, fósforo y vitamina D.

Pezuñas de vacas con problemas de cojeras

Fotos: cortesía de Servet Ledesma y Con Sentido Vacuno

Comparte este post