Entrevista: JOSÉ ANTONIO JIMÉNEZ- Salud, ordeño y genética en el vacuno lechero

“Los rasgos de salud y los relacionados con robots cobran más importancia en la genética”

“Conafe podrá disponer de evaluaciones de salud en un corto plazo de tiempo, así como de emisiones de metano”

“El ganadero sigue estando preocupado por las patas y las ubres, con la cantidad o la calidad de leche y con la consanguinidad”

José Antonio Jiménez

Jefe del Departamento Técnico de la Confederación de Asociaciones de Frisona Española (Conafe)

La situación actual de la mejora genética de la raza Frisona en el mundo, las últimas tendencias a nivel internacional y el futuro de la mejora son analizadas en esta entrevista con VACUNO DE ÉLITE por José Antonio Jiménez, jefe del Departamento Técnico de la Confederación de Asociaciones de Frisona Española (Conafe) y una de los referentes en España de la genética en vacuno de leche.

 

PREGUNTA.- ¿Cuáles son las últimas tendencias de la genética de Frisona a nivel internacional?

RESPUESTA.- La realidad es que la tendencia más importante que estamos observando en los últimos años en el mundo de la genética es un proceso de concentración de empresas similar al de los bancos y, nos tememos que, con las mismas repercusiones: empresas más fuertes, con más capacidad de inversión pero también menos competencia y un sistema un poco más oligopólico que el anterior. Como mucha gente comenta, la genética del Frisón se va acercando poco a poco a los modelos del porcino o la avicultura. En cuanto a las características importantes, nos encontramos con los rasgos de salud que, a pesar de su baja heredabilidad, poco a poco serán parte importante de los datos a tener en cuenta; también con la eficiencia, como los relacionados con la ingesta o la producción de metano y, cada vez más, aquellos relacionados con los robots, como son el flujo de ordeño o la morfología de la ubre.

 

PREGUNTA.- ¿Cómo se ha ido adaptando el propio programa genético de Conafe? ¿Qué cambios más significativos se han ido realizando?

RESPUESTA.- El programa de cría de la raza sigue estando bajo el control de los ganaderos españoles, y así quieren que siga siendo, en colaboración con los centros de inseminación de propiedad nacional. Con sus recursos se ha conseguido ser uno de los primeros programas con unas buenas evaluaciones de salud podal sintetizadas en el índice ISP; también llevamos varios años con la recogida de datos de salud a través del proyecto I-SA, que por desgracia  no ha podido contar con ningún tipo de financiación pública a pesar que se podía considerar estratégico para reducir la resistencia microbiana a los antibióticos, por lo que vamos un poco más despacio de lo que nos gustaría pero creciendo cada año. Es importante recordar que la información realmente valiosa son los datos. Todos los modelos basados en el uso exclusivo de datos de otros conllevan a medio plazo una dependencia total de terceros y a dejar de ser dueño de tus decisiones. Esta es la decisión que deben tomar los ganaderos, trabajar con sus datos de la mejor forma posible como hasta ahora o depender de otros. Conafe podrá disponer de evaluaciones de salud en un corto plazo de tiempo, así como de emisiones de metano, gracias al proyecto Metalgen, que contó con financiación del Ministerio de Economía y Competitividad. En cuanto a datos de emisiones, tenemos una de las bases de datos más potentes a nivel mundial, gracias a la cual se ha podido colaborar con otros países para trabajar en común.

PREGUNTA.- ¿Qué aspectos demandan los productores en la genética? ¿Han tomado más importancia los caracteres funcionales?

RESPUESTA.- El ganadero sigue estando, en general, muy preocupado por las patas y las ubres; según el tipo de granja más con la cantidad o la calidad de la leche y, también, con la consanguinidad. Es decir, la preocupación mayoritaria sigue siendo la misma de siempre. Según las circunstancias, algunos están más preocupados por la fertilidad, otros por la longevidad, otros por los caracteres relacionados con los robots, otros con que las vacas no sean muy altas, y, en general, tratar de no dejar puntos débiles en la granja. También cada día aumenta el interés por genes de especial interés como el Polled o la Beta caseína A2 o incluso la Kappa caseína B en alguna zona.

 

PREGUNTA.- ¿Con qué nuevas herramientas se cuenta? ¿Qué significó el impulso de la genómica?

RESPUESTA.- El programa se va adaptando con la publicación de nuevos índices de mérito económico, llamados IM€T, enfocados hacia las distintas orientaciones y sistemas de producción que encontramos entre nuestras granjas y se ha dado un impulso muy importante al programa de acoplamientos para ofrecer al ganadero un programa Objetivo, Transparente e Imparcial que permite optimizar el progreso genético, teniendo en cuenta los objetivos de selección y la consanguinidad, a la vez que se tratan de evitar todos los problemas de origen genético que se controlan dentro del programa de cría. La genómica es ya parte totalmente integrada de muchas granjas y de los centros de inseminación. Que nuestro programa fuese uno de los primeros en estar plenamente consolidado a nivel mundial gracias a la incorporación en Eurogenomics, dio a los ganaderos españoles la posibilidad de tener la mejor herramienta a su alcance por precios muy competitivos y, como se ha comentado antes, ligada a sus propios datos que no me canso de decir es donde está el valor real de lo que hacemos. Algunos ganaderos lo han sabido ver y aprovechar, mientras que otros todavía no le están sacando el máximo partido, y otros están gastando más dinero de lo que se debería trabajando sin considerar los datos de su propia granja.

 

PREGUNTA.- ¿Cuál cree que será el futuro de la mejora en Frisona? ¿Qué aspectos se potenciarán más?

RESPUESTA.- Es difícil de decir. El futuro será el que los ganaderos quieran que sea. La presión del mercado es clara, que los ganaderos se conviertan en clientes casi en exclusiva de su proveedor de semen y tengan que confiar en estas empresas, tal y como se ha dicho antes, de forma similar al porcino o la avicultura. O bien, que traten de mantener una buena recogida de datos que les permita evaluar como hasta ahora lo que el mercado les ofrece y puedan seguir tomando decisiones en base a esos datos.

Al margen de esa cuestión de mercado, sin duda el futuro se enfocará en mejorar la eficiencia del sistema, energética, ambiental y en la de la gestión de todos los recursos de la granja.

 

 

Comparte este post