José Luis Míguez de Seragro entrevista Vacuno de élite

ENTREVISTA- Robot de ordeño y Big Data con José Luis Míguez

“El verdadero valor añadido del robot de ordeño es obtener big data para la granja”

“Persiste el desconocimiento de la fisiología del ordeño del animal, equivocadamente abandonado al avance tecnológico”

“Tener información individualizada de cada animal permite tomar decisiones en tiempo real para todo el manejo de la explotación”

 

José Luís Míguez Vázquez – Seragro S. Coop. Galega

La tecnología más importante de una explotación láctea se encuentra en la sala de ordeño. Desde este centro de mandos de la granja, comienzan a gestionarse todos los aspectos de la explotación. Por eso hay que tomarlo con la importancia que merece. En exclusiva, José Luis Míguez atiende las preguntas para Vacuno de élite.

 

PREGUNTA.- ¿Cómo ha evolucionado el propio concepto del ordeño y la tecnología asociada en los últimos años?¿Cuál ha sido la evolución en lo que se refiere al protocolo de ordeño aplicado en las ganaderías?

RESPUESTA.- En los últimos años hemos asistido al dimensionamiento creciente de los sistemas de ordeño, paralelo al crecimiento de las explotaciones y a la mejora genética y productiva de nuestras vacas. El concepto de ordeño fisiológico, que parte de una función maternal de amamantamiento, se ha devaluado. Persiste el desconocimiento de la fisiología del ordeño, equivocadamente abandonado al avance tecnológico, y en no pocas ocasiones, la mano de obra que realiza el ordeño es rotativa, eventual y poco profesionalizada. La falta de ordeñadores profesionales es un problema grave. El resultado es que en no pocas ocasiones, repito, las rutinas de ordeño se ejecutan con mucha celeridad, de modo que se inicia la puesta de pezoneras con falta de apoyo cisternal, hablo de la clásica bajada de la leche, que muchos conocen, pero pronto ‘olvidan’. El sobreordeño inicial es la causa de disconfort de ordeño, y da lugar a ordeños largos, interrumpidos, y al alargamiento del periodo de bajo flujo al final del ordeño, es decir, que la vaca tarda en acabar y en poco tiempo aparece la hiperqueratosis del pezón. Las modernas salas son una repetición de puntos de ordeño, una aspiración centralizada de leche hacia la conducción. La física del ordeño no ha cambiado, sigue siendo la misma.

Las vacas tampoco han cambiado, pero quizás el mayor carácter lechero, la ratio glandular respecto al cisternal y la alta producción de las actuales novillas determinan la gran importancia de una correcta rutina de ordeño. Se ha primado y valorado más la limpieza y la desinfección que la estimulación y la transformación de leche glandular en cisternal para rendir altos flujos de leche desde el inicio del ordeño. Las dos cosas son importantes, pero la primera no sustituye a la segunda. Y en ese sentido, las máquinas han avanzado para ello, pero las rutinas en ocasiones son ineficaces. He visto en Holanda, en California y no solo aquí, salas rotativas, que representan la rutina secuencial por excelencia, atendidas por un solo ordeñador, y justificado en que la rentabilidad suplía a las pérdidas en salud de ubre.

 

José Luis Míguez de Seragro en sala de ordeño

PREGUNTA.- ¿Cuáles son los aspectos indispensables que debe tener, a su juicio, una sala de ordeño en la actualidad?

RESPUESTA.- En cuanto a la llamada ‘ganadería de precisión’, es incuestionable la instalación de medidores electrónicos de flujo (un elemento inconstante en la propia definición de unidad de ordeño e interpuesto en el recorrido del tubo largo de leche) que permitirán, por un lado, regular la retirada de la unidad por medio de los retiradores automáticos y por otro, junto con el software de identificación, recoger datos de flujo, producción de leche, tiempos de ordeño y datos sobre la actividad de las vacas en las instalaciones. Y dado el tamaño de las actuales salas y número de vacas en ordeño, son determinantes, además, en la sanidad de ubre y condición de pezones a la hora de prevenir sobreordeños finales. Con respecto a la generación y regulación del nivel de aire expandido, la instalación de los variadores de frecuencia ha supuesto un gran cambio en favor del bienestar animal y de los ordeñadores por la disminución del nivel de ruido, así como en ahorro energético y vida útil de las bombas de vacío. Cabe recordar, en cuanto a la ejecución de los diseños, la necesidad de mantener una pendiente descendiente del 2% en todo el recorrido de la conducción de leche, así como una entrada generosa de la leche en dicha conducción, de manera que exista poca diferencia entre el vacío de trabajo de la instalación y el vacío de ordeño en colector, para lograr una buena eficiencia de la unidad de ordeño.

Otro aspecto es el de las salas de espera. No se justifica dimensionar las instalaciones de ordeño si después acuden grandes grupos de vacas que permanecen, según los casos, dos y hasta cuatro horas al día en sala de espera, que es tiempo que no permanecen tumbadas en cubículos produciendo leche. Para grandes salas, se deben diseñar instalaciones con más grupos, de modo que pocas vacas permanezcan un turno de ordeño a lo sumo en espera. El concepto de sala de espera es equivocado y hace perder dinero.

 

Vacas de leche entrando en sala de ordeño

 

PREGUNTA.- ¿Qué papel juega tener información individualizada de cada animal en el ordeño? Con esos datos, ¿cómo se pueden gestionar todos los aspectos de una granja de producción láctea?

RESPUESTA.- Tener información individualizada de cada animal permite tomar decisiones en tiempo real ante eventualidades de salud de ubre, bien sea para decidir desde una terapia hasta el descarte voluntario o el secado selectivo. Y esto se logra mediante la informatización y el filtrado de datos. En mi práctica, un informe de visita me permite saber durante el ordeño y para una definición de vaca problema que puedo adaptar a la carta para cada ganadería, el número de lactación, los días en leche, si está gestante y fecha de secado previsto, el recuento actual de células somáticas y su historial de altos recuentos en un intervalo de tiempo deseado, la fecha del último aislamiento microbiológico realizado, así como la fecha y cantidad de eventos acumulados tanto de mastitis clínica o subclínica.

Si a esto le sumamos la realización del test de california y la inspección visual durante el ordeño de las condiciones de ordeñabilidad, es decir, de aptitud para el ordeño mecánico de su sistema mamario, podemos tomar tanto decisiones individuales como de grupo para la granja.

 

PREGUNTA.- ¿Cuáles son las tecnologías más interesantes que han surgido en los últimos tiempos relativas al ordeño?

RESPUESTA.- Las mejoras de diseño en la unidad de ordeño se han centrado en disminuir su peso y en aumentar la velocidad de evacuación de leche desde el pezón hasta la conducción de leche. Los sistemas de generación y regulación de vacío disponen ahora de variadores, para un ordeño más silencioso y económico. Los sistemas de dispensación de productos para la higiene preordeño y postordeño del pezón, bajo presión de aire en copa, se están generalizando y facilitan el trabajo de los ordeñadores. Pero el protagonismo tecnológico se lo ha llevado la irrupción del robot de ordeño en las granjas. El hecho de sustituir el clásico colector por el ordeño independiente de cuarterones puede corregir tanto la incidencia del sobreordeño al final del ordeño como el asociado a la falta de ordeñabilidad por las llamadas sanidades imperfectas. Así, se mejora el ordeño mecánico de pezones excéntricos, ubres con diverso grado de edema, ubres descolgadas por rotura de ligamentos suspensores etc.. Se corrigen también las ralentizaciones de flujo debidas a fluctuaciones de vacío que pueden afectar a la unidad de ordeño, bien sea por resbalamiento de una pezonera o achacables al mantenimiento de la unidad.

La prevención del sobreordeño inicial es labor del ganadero con una apropiada política de permisos de ordeño. Para niveles de producción media discretos, no pensar en ciclos de 24 horas según los niveles de producción individual, y alcanzar entre dos y tres ordeños voluntarios de media diaria frente a los clásicos tres forzados, no solo beneficiará en salud de ubre a las vacas más productoras, también permitirá distanciar los permisos de ordeño en vacas menos productoras mientras accedan al robot logrando un perfecto apoyo de la cisterna del pezón. Seleccionar vacas con un adecuado sistema mamario, una correcta implantación de cuarterones y una adecuada conformación de pezones mejorará tanto la localización como los flujos de leche, así como la prevención de edemas de pezón por falta de una perfecta ocupación o sellado del pezón con la pezonera durante el ordeño.

 

Robot de ordeño Delaval
               

PREGUNTA.- ¿Cómo cree que será la sala de ordeño en el futuro? ¿Se evolucionará hacia un robot de ordeño o similar en la práctica totalidad de las explotaciones?

RESPUESTA.- La transición entre los sistemas de ordeño convencionales en sala y el robot no está huérfano de críticas, juicios y valoraciones. Siendo objetivos, una vez superada la transición, el robot no solo registra muchos menos rechazos en su utilización ‘voluntaria’ por parte de las vacas frente al arrimado o empujado en la mayor parte de las salas, sino que en la propia filosofía de utilización voluntaria radica en parte la optimización de las conocidas 5 libertades. Además, en los días previos a un diagnóstico, los registros referentes a producción de leche, tiempo de rumia y de actividad, existen porque la frecuencia de acceso al robot y por lo tanto de ordeño, en muchas ocasiones, no están significativamente afectadas.

El robot de ordeño es una opción, es un instrumento de trabajo a disposición del ganadero para optimizar su eficiencia. Anteponernos a un estado clínico donde la normalidad no es ausencia de información puede hacernos cambiar el punto de vista. El verdadero valor añadido del ordeño voluntario está en ofrecer una pequeña gran big data a nivel de explotación, y en que aún por encima, ordeña. Pero una ganadería de precisión requiere un ganadero de precisión en tiempo real.

 

Sala de ordeño de vacas de leche con José Luis Míguez de Seragro

Fotografías: José Luis Míguez y Laura Míguez

Comparte este post